• info@healthnlearning.com
  • CAMPUS VIRTUAL (usuario)

La pérdida de peso podría aliviar los síntomas de la psoriasis

Buscar cursos

Se observó una mejora en la calidad de vida en los pacientes obesos que perdieron una cantidad significativa de peso.

Unos investigadores daneses afirman que las personas obesas con dicha afección de la piel que pierden entre un 10 y un 15 por ciento de su peso podrían experimentar una mejora significativa y duradera en sus síntomas.

Los participantes del estudio perdieron un promedio de 33 libras (15 kg) a lo largo de 16 semanas. Un año más tarde, los que todavía tenían unas 22 libras (10 kg) menos del peso de inicio del estudio mantuvieron sus mejoras en los síntomas de psoriasis y en la calidad de vida, indicaron los autores del estudio.

“La psoriasis es más que una afección de la piel”, dijo la Dra. Doris Day, dermatóloga en el Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York. El peso excesivo puede provocar un estrés al corazón y a otros órganos, y ese estrés puede desencadenar la psoriasis, dijo.

“Sabemos que el peso y la psoriasis, tanto juntos como de forma independiente, aumentan el riesgo de hipertensión y de enfermedad cardiaca y diabetes. La psoriasis es una afección inflamatoria (no solamente un afección de la piel) y puede afectar a cualquier órgano”, añadió Day.

Los alimentos que hacen que se gane peso también pueden ser inflamatorios, y dado que el estrés puede hacer que las personas coman más, eso puede desencadenar la psoriasis. Cuando se tiene un peso excesivo, también se ejerce más estrés en los órganos principales, lo que también puede provocar una cascada de efectos que lleven a los síntomas de psoriasis, explicó Day.

El informe aparece en una edición reciente de la revista American Journal of Clinical Nutrition.

La psoriasis es una enfermedad crónica que se caracteriza por la aparición de unas manchas rojas y escamosas que causan picor en la piel. La gravedad de la afección varía de una persona a otra.

La investigadora principal del estudio, la Dra. Lone Skov, dijo que “la psoriasis se asocia con la obesidad, pero también con la diabetes tipo 2 y con la enfermedad cardiovascular”. Skov trabaja en el departamento de dermatología y alergia del Hospital Gentofte de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca.

Day explicó que la psoriasis es una enfermedad genética. “No se puede controlar la genética que uno tiene, pero se pueden controlar otras cosas, como la dieta, el peso y el nivel de actividad”, señaló.

“Sabemos que si se afecta a la salud general, se tiene un impacto positivo en la psoriasis”, añadió Day.

Day afirmó que observa los beneficios de la pérdida de peso en su propia práctica. “Cuando ayudo a los pacientes a controlar la psoriasis, pierden peso porque se sienten mejor con ellos mismos y quieren cuidarse mejor. De verdad es bastante potente”, indicó.

El nuevo estudio es una continuación de un ensayo en que los pacientes obesos con psoriasis se asignaron aleatoriamente a una dieta para perder peso .

56 pacientes participaron en un programa para perder de peso de 64 semanas. Skov y sus colaboradores hicieron un seguimiento a los pacientes durante 48 semanas más con una dieta de mantenimiento del peso. Se evaluó a los pacientes con el Índice de Severidad y Área de la Psoriasis y el Índice de Calidad de Vida en Dermatología.

El peso promedio al inicio del estudio era de unas 235 libras (106.5 kg). Entre los 32 pacientes que completaron el estudio, la pérdida de peso promedio durante las primeras 16 semanas fue de 33 libras (15 kg). Mejoraron las puntuaciones en ambas pruebas de los síntomas, mostraron los hallazgos.

Después de 46 semanas, la pérdida de peso promedio era de unas 22 libras (10 kg). La mejora en las puntuaciones de las pruebas se mantuvo, encontraron los investigadores.

“Los médicos deberían hablar con los pacientes con psoriasis sobre la asociación entre la obesidad y la psoriasis, y, en el caso de los pacientes obesos, aconsejar que pierdan peso”, planteó Skov.

FUENTES: Lone Skov, M.D., department of dermatology and allergy, Gentofte Hospital, University of Copenhagen, Denmark; Doris Day, M.D., dermatologist, Lenox Hill Hospital, New York City; Dec. 22, 2016, American Journal of Clinical Nutrition

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *